REVISTA DE LA FACULTAD DE MEDICINA DE LA UNIVERSIDAD DE IBEROAMÉRICA

ISSN: 1659-3545

 

 

Editorial

 

 

Autor: 

Dr. Andrés Cairol Barquero 1, https://orcid.org/0000-0002-2312-7982

 

 

 

 

Como parte de la educación médica continua , los espacios de divulgación de evidencia científica de calidad sin duda, son fundamentales para los profesionales de salud, que se ven bombardeados con miles de estudios y artículos científicos al año. Publicaciones internacionales han demostrado que  en el mundo se publican alrededor de tres millones de artículos científicos al año, sin embargo, ¿que calidad tienen estas publicaciones?, ¿cómo un profesional en salud puede sintetizar esa masiva información para discriminar que es útil o qué no? 

 

 

 

1

 


Estudios realizados han encontrado que la distribución de artículos con errores tiene una porcentaje de error mayor si son originales, con un 57.425 de errores, reporte e casos con un 24.52 % y los artículos de revisión, galerías fotográficas y comunicación corta contiene un 12.46 % de errores. 1

 

Adicionalmente a estos factores, en la actualidad  donde se tiene una cantidad masiva de estudios científicos con alto nivel de bioestadística, los profesionales en salud no tienen los suficientes conocimientos e interés para garantizar que el nivel de conocimiento permitirá que se discrimine de manera adecuada si la evidencia posee o no errores graves. Por lo que ante la cantidad en aumento de datos estadísticos en los estudios, es importante que los profesionales tengan suficiente conocimiento en bioestadística para lograr interpretar correctamente los datos que lee y que sean aplicables y reproducibles en el entorno donde trabaja. 

 

Por esta razón, como revista científica, lo invitamos no solo a leer y publicar estudios, sino también a formarse en bioestadística para que pueda discriminar que literatura tiene la suficiente calidad para que pueda ser utilizada en su práctica clínica. 

 

 

 

 

1. Iglesias-Osores Sebastián, Olivos-Caicedo Kelly, Saavedra-Camacho Johnny L. Errores frecuentes en publicaciones científicas de revistas biomédicas con sede en el norte de Perú. FEM (Ed. impresa)  [Internet]. 2019  [citado  2023  Dic  16] ;  22( 4 ): 199-199. Disponible en:

http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2014-

98322019000400010&lng=es.  Epub 14-Oct-2019.  https://dx.doi.org/10.33588/fem.224.1009.

 

 

 

 

          

Edición 1 • enero 2024 • Volumen 1 • Publicación Semestral  

DOI;10.54376/rcmui.v1i1.190


 

REVISTA DE LA FACULTAD DE MEDICINA DE LA UNIVERSIDAD DE IBEROAMÉRICA

ISSN: 1659-3545

 

 

Estudio sobre el nivel de conocimiento del accidente cerebrovascular en personal de atención prehospitalaria en Costa Rica, grupo EIPRE-CR. 

 

Study on the level of knowledge of cerebrovascular accident in prehospital care personnel in Costa Rica, EIPRE-CR group

 

Autores: 

Dr. Andrés Cairol Barquero 1, https://orcid.org/0000-0002-2312-7982

 Dra. Wendy Morún Vargas https://orcid.org/0000-0003-1118-0521   1, Dr. Luis Felipe Loaiza

Sáenz https://orcid.org/0000-0003-4552-381X 1, Dr. Edward Segura Pérez

https://orcid.org/0000-0002-5769-4651 1, TEM Carlos Mora Sánchez, MSc 2 TEM Alonso Álvarez

González, Lic.  https://orcid.org/0009-0001-3377-9818  2, Sergio Mora Barrantes https://orcid.org/0000-0002-5040-2150  

1. Centro de entrenamiento en reanimación UNIBE (CER-UNIBE)  2. Técnico en emergencias médicas 3. Estudiante de medicina  

Palabras clave: accidente cerebrovascular (ACV), prehospitalaria, Costa Rica.  Key Words: stroke, out of hospital, Costa Rica


 

 

Resumen

 

Introducción: El ACV tanto el isquémico y hemorrágico sigue siendo la segunda causa principal de muerte en todo el mundo y la tercera causa principal de muerte y discapacidad. En las últimas dos décadas (3). El paciente promedio de ACV con una oclusión de vaso grande pierde 1,9 millones de neuronas por minuto (16) y cada 30 minutos de retraso en la recanalización disminuye la probabilidad de un buen resultado funcional en aproximadamente un 10%. (17). Materiales y métodos: Se realizó una prueba escrita sobre el conocimiento básico del accidente cerebrovascular (ACV) que contenía trece preguntas de conocimiento específico, con un total de 96 pruebas de personal prehospitalario, se utilizó Jamovi Ò para el análisis estadístico, mediante estadística descriptiva y pruebas de hipótesis, con un intervalo de confianza al 95 %. Resultados: Se analizaron las pruebas de 96 profesionales en medicina prehospitalaria, de los cuales el 78 % corresponden a personal paramédico, El porcentaje global de respuestas correctas de los participantes corresponde a un 37 % de respuestas acertadas. Según la percepción de cada participante, el 36.5 % percibe su conocimiento como bueno, el 34.4 % regular, lo que muestra que 51.1 % percibe su conocimiento por debajo de regular y sobre las metas y el tratamiento del ACV, la mayoría percibe que su conocimiento es regular con un 43.8 %, adicionalmente el 73 % refiere que su conocimiento es de regular para abajo. Existe diferencia estadísticamente significativa entre los profesionales sobre la dosis del tratamiento de alteplasa y del tiempo para realizar un TAC. Discusión: En el estudio realizado por Li T et al, se demostró que la escala más utilizada por los proveedores prehospitalarios es la de Cincinnatti con hasta un 96% (7), y solamente el 11 % de los entrevistados identificó correctamente la ventana de tiempo para administrar el fibrinolítico (5,6,7). Se identificaron factores como capacitación aspectos clave en el personal prehospitalario que maneja este tipo de patologías. Conclusiones: los participantes contestaron correctamente el 37 % de las preguntas relacionadas con el ACV, la clasificación de NIHSS como el tratamiento fibrinolítico corresponden a los tópicos con un porcentaje más bajo, mientras que la escala que se conoce más es la escala de Cincinatti con un 89.6 %.  El 73 % de los participantes considera que su conocimiento sobre este tema es de regular para abajo y el 31.5 % no se siente seguro al manejar este tipo de pacientes. https://www.unibe.ac.cr/ojs/index.php/RFMUI/index

 

Abstract

 

Introduction: Both ischemic and hemorrhagic strokes remain the second leading cause of death worldwide and the third leading cause of death and disability. In the past two decades (3), the average stroke patient with large vessel occlusion loses 1.9 million neurons per minute (16), and every 30-minute delay in recanalization reduces the likelihood of a favorable functional outcome by approximately 10% (17). Materials and Methods: A written test on basic stroke knowledge was administered, consisting of thirteen questions of specific knowledge, totaling 96 tests from prehospital personnel. Jamovi Ò was used for statistical analysis, employing descriptive statistics and hypothesis testing with a 95% confidence interval. Results: Tests from 96 prehospital medical professionals were analyzed, of which 78% were paramedics. The overall percentage of correct answers from participants was 37%. According to participants' self-perception, 36.5% considered their knowledge as good, 34.4% as moderate, indicating that 51.1% perceived their knowledge as below average. Regarding stroke goals and treatment, the majority perceived their knowledge as moderate, at 43.8%. Additionally, 73% indicated their knowledge to be moderate or lower. Statistically significant differences were observed among professionals regarding alteplase dosing and time for performing a CT scan. Discussion: In the study conducted by Li T et al, it was demonstrated that the most commonly used scale by prehospital providers is the Cincinnati scale, up to 96% (7), and only 11% of respondents correctly identified the time window for administering fibrinolytics (5,6,7). Factors such as training were identified as key aspects for prehospital personnel managing such conditions. Conclusions: Participants correctly answered 37% of stroke-related questions, with NIHSS classification and fibrinolytic treatment topics having the lowest percentages. The most recognized scale is the Cincinnati scale, at 89.6%. 73% of participants considered their knowledge in this area to be moderate or lower, and 31.5% did not feel confident in managing these types of patients.

 

 


Introducción

 

El accidente cerebrovascular (ACV) actualmente en el mundo representa una patología discapacitante y que conlleva a un factor de mortalidad importante en la población adulta. El aumento desproporcionado de pacientes con ACV, carga a los sistemas de salud que destinan altas sumas su atención, ya que actualmente 1 de cada 4 personas sufre o sufrirá en su vida de un ACV (1). Dentro de los aspectos más relevantes en la incidencia de esta patología está la condición socioeconómica ya que la mayoría de las muertes por esta enfermedad se encuentran en países con ingresos más bajos o medianos 1. 

 

En 2019, el accidente cerebrovascular fue la segunda causa de muerte en todo el mundo (5·5 millones muertes (IC95 % 5·3–5·7)) después de la cardiopatía isquémica. El número de muertes globales por accidente cerebrovascular isquémico

 

 

(2,7 millones (IC 95 % 2,6–2,8) fue ligeramente inferior al número debido a accidente cerebrovascular hemorrágico

(2,8 millones muertes (2,7–2,9)). (2)

 

El ACV tanto el isquémico y hemorrágico sigue siendo la segunda causa principal de muerte en todo el mundo y la tercera causa principal de muerte y discapacidad. En las últimas dos décadas (1990-2019), ha habido un aumento en el número absoluto de accidentes cerebrovasculares incidentes en un 70 %, accidentes cerebrovasculares prevalentes en un 85

%, muertes por accidentes cerebrovasculares en un 43 % y años de vida ajustados por discapacidad (AVAD) en un 32 %. (3). El paciente promedio de ACV con una oclusión de vaso grande pierde 1,9 millones de neuronas por minuto (16)  y cada 30 minutos de retraso en la recanalización disminuye la probabilidad de un buen resultado funcional en aproximadamente un

10%.(17)

 

El intervalo de tiempo entre el inicio del ictus y la llegada al hospital es una barrera importante para el inicio de la terapia de reperfusión en el ACV y suele ser algunos aspectos relacionados a la atención prehospitalaria los responsables de la mayor parte del retraso al inicio del tratamiento. Algunos estudios como el realizado en Rumania (4), refieren que el 31,6% de los pacientes llegaron al hospital dentro de las 4,5 h desde el inicio del ictus y el 4,4% en intervalos de tiempo entre 4,5 y 6 h desde el inicio, y el 28,7% de los pacientes llegaron al hospital más de 24 h después del inicio del ictus. síntomas. Los factores que aumentaron las probabilidades de llegada al hospital después de 24 h del inicio del accidente cerebrovascular fueron vivir solo y vivir en áreas rurales. (3,4) En el año 2019, la asociación americana del corazón (AHA), publicó la actualización de las guías de manejo de accidente cerebrovascular donde describe múltiples herramientas de aplicación en el ambiente prehospitalario (14). 


 

Materiales y métodos

 

Se realizó un test escrito sobre el conocimiento básico del accidente cerebrovascular (ACV) que contenía trece preguntas de conocimiento específico, 3 preguntas de valoración de la experiencia sobre el tema en el ámbito prehospitalario y 3 preguntas sobre la valoración que hacen sobre el cumplimiento de metas y la percepción sobre el nivel que tienen sobre el tema. Se logró un total de 96 pruebas de personal paramédico, médico, enfermeros y asistente en primeros auxilios (APA) y asistente emergencias médicas (AEM), con experiencia en medicina prehospitalaria. 

 

 

Para el análisis estadístico se tabuló los datos mediante Excel Ò y se utilizó Jamovi Ò para el análisis estadístico, mediante estadística descriptiva y pruebas de hipótesis, con un intervalo de confianza al 95 %. 

 

Resultados 

 

Se analizaron las pruebas de 96 profesionales en medicina prehospitalaria, de los cuales el 78 % corresponden a personal paramédico, 6.2 % médicos, 2.1 % enfermeros, 11 % APA y 2.1 % Asistente emergencias médicas

(AEM). (tabla 1)


Table 1. Distribución de variables del estudio

 

Características

N = 96 

Edad

41 (34, 50)

Años de práctica clínica 

12 (6, 18) 

Sexo

 

femenino

15 (16%) 

Masculino

81 (84%) 

Tiene el curso de ACLS al día

 

NO 

53 (55%) 

SI 

43 (45%) 

Ha tratado a un paciente con ACV 

 

NO 

4 (4.2%) 

SI 

92 (96%) 

Get to know the FAST tool 

 


Características

N = 96 

NO 

31 (32%) 

SI 

65 (68%) 

Conocimiento sobre AVC  Bueno

 

35 (36%) 

Malo

12 (12%) 

Muy bueno 

12 (12%) 

Muy malo 

4 (4.2%) 

Regular 

33 (34%) 

Conocimiento sobre tratamiento   Bueno

 

24 (25%) 

Malo

19 (20%) 

Muy bueno 

2 (2.1%) 

Muy malo 

9 (9.4%) 

Regular 

42 (44%) 

Profesión AEM 

 

2 (2.1%) 

APA 

11 (11%) 

Enfermería

2 (2.1%) 

Médico

6 (6.2%) 

Paramédico

75 (78%) 

Experiencia prehospitaria  NO 

 

2 (2.1%) 

SI 

94 (98%) 

Seguridad en conocer el manejo NO 

 

30 (31%) 

       SI                                                 66 (69%) 

Seguridad en conocer le tratamiento 

      NO                                               46 (48%) 

       SI                                                 50 (52%) 

1 Estadística mediana (IQR); n (%)          


El 55 % no poseen el curso de soporte cardiaco al día, en su mayoría corresponden al sexo femenino con un 84%. El 98% tiene experiencia prehospitalaria, con un promedio de años de experiencia de 16 (DE 10.16). La edad promedio de los participantes es 41 años (DE 10.26). el 95 % de los participantes ha atendido en su práctica clínica pacientes con sospecha de ACV. 

 

 

Gráfico 1. Años de experiencia de los participantes del estudio

 

 

 

El grupo con mayor experiencia en medicina prehospitalaria es el paramédico, seguido de los AEM, médicos, APA y por último el de enfermería. (gráfico 1). 

 

Para el análisis estadístico, se realizó la prueba de Shapiro Wilk para todas las variables, mostrando un comportamiento de distribución normal, con un p valor de 0.83. El porcentaje global de respuestas correctas      de        los       participantes corresponde a un 37 % de respuestas acertadas, de los cuales la pregunta con el puntaje más alto de respuestas correctas es: ¿Cuál de los siguientes tipos de ACV (accidente cerebrovascular) es el más frecuente?, con un porcentaje de aprobación del 87.5 %. La pregunta con el porcentaje más bajo de aprobación es: ¿Cuál es el puntaje de NIHSS máximo para poder dar tratamiento el fibrinolítico en un ACV isquémico de menos de 3 horas de inicio de síntomas?, con un 11 % de respuestas correctas.  Según la percepción de cada participante, el 36.5 % percibe su conocimiento como bueno, el 34.4 % regular, lo que muestra que 51.1 % percibe su conocimiento por debajo de regular. 

 

En la percepción sobre el nivel de conocimiento sobre las metas y el tratamiento del ACV, la mayoría percibe que su conocimiento es regular con un 43.8 %, adicionalmente el 73 % refiere que su conocimiento es de regular para abajo. 


Table 3. Frecuencia de conocimiento sobre el tratamiento

%

           Nivel                n           % Total

acumulado

Bueno

 

24  

25.0%  

25.0%  

Malo

 

19 

19.8%  

44.8%  

Muy bueno

 

2  

2.1%  

46.9%  

Muy malo

 

9 

9.4%  

56.3%  

Table 3. Frecuencia de conocimiento sobre el tratamiento

Nivel

n

% Total

%

acumulado

Regular                

42 

43.8%  

100.0%  

  


Sobre la percepción sobre si en su ámbito laboral prehospitalario se pueden o no cumplir las metas sobre ACV planteadas en las guías el 49.46 % cree que no se pueden cumplir esas metas, donde el grupo que tuvo una mayor diferencia entre sí se puede o no cumplir estas metas, es el médico, donde solo el 33% refiere que no se puede.


 

Table 4. Frecuencia sobre la seguridad en el conocimiento del tratamiento

 

Se siente Seguro con el tx

 

 

Profesión

 

 

AEM

APA

Enfermería

Médico

Paramédico

NO                                         1              5                1                  2                 37        

SI                                           1              6                1                  4                 38        

La percepción de los participantes si se                    más alto con un 50 %, seguido de los

sienten seguros o no manejando un                        APA y paramédicos con un 36 % y por

paciente con ACV, el 31.25 % refiere que           último los médicos con solo un 20 % que

no se siente seguro, de los a cuáles los               no se siente seguro. 

AEM y enfermeros tienen el porcentaje

Tabla 5. Frecuencia en la seguridad del conocimiento en el manejo

 

Conocimiento en el manejo

 

 

Profesión

 

 

AEM

APA

Enfermería

Medicina

Paramédico

NO                           

1  

4               

      1          

       1      

         23      

SI                             

1  

7               

      1          

       5      

         52      

 

Tabla 6. Frecuencia de las Escalas que conoce

Escala

n

% Total

%

acumulado

Cincinnati Prehospital Stroke Scale;                                        

38 

39.6% 

39.6% 

Cincinnati Prehospital Stroke Scale;Face Arm Speech Time  (FAST);

27 

28.1%  

67.7%  

Cincinnati Prehospital Stroke Scale;Face Arm Speech Time  (FAST);Los Angeles Prehospital Stroke Scale (LAPSS);

9 

9.4%  

77.1%  

Cincinnati Prehospital Stroke Scale;Face Arm Speech Time

(FAST);Los Angeles Prehospital Stroke Scale                           

(LAPSS);Ontario Prehospital Stroke Screening Tool

(OPSST);PreHospital Ambulance Stroke Test (PreHAST);

1 

1.0%  

78.1%  

Cincinnati Prehospital Stroke Scale;Face Arm Speech Time  (FAST);Melbourne Ambulance Stroke Scale (MASS);

2 

2.1%  

80.2%  

Cincinnati Prehospital Stroke Scale;Face Arm Speech Time

(FAST);Ontario Prehospital Stroke Screening Tool                   

(OPSST);Los Angeles Prehospital Stroke Scale (LAPSS);

1  

1.0%  

81.3%  

Cincinnati Prehospital Stroke Scale;Face Arm Speech Time  (FAST);PreHospital Ambulance Stroke Test (PreHAST);

3 

3.1%  

84.4%  

Cincinnati Prehospital Stroke Scale;Los Angeles          Prehospital Stroke Scale (LAPSS);

4 

4.2%  

88.5%  

Cincinnati Prehospital Stroke Scale;Los Angeles

Prehospital Stroke Scale (LAPSS);Face Arm Speech Time         (FAST);

1 

1.0%  

89.6%  

Cincinnati Prehospital Stroke Scale;Los Angeles

Prehospital Stroke Scale (LAPSS);Melbourne Ambulance          Stroke Scale (MASS);

1 

1.0% 

90.6% 

Cincinnati Prehospital Stroke Scale;PreHospital Ambulance  Stroke Test (PreHAST);

1 

1.0%  

91.7%  

Cincinnati Prehospital Stroke Scale;Recognition of Stroke in the Emergency Room (ROSIER);Los Angeles Prehospital Stroke Scale (LAPSS);Face Arm Speech Time  

(FAST);Melbourne Ambulance Stroke Scale (MASS);Medic

Prehospital Assessment for Code Stroke (MedPACS);

1  

1.0%  

92.7%  

Face Arm Speech Time (FAST);                                               

1 

1.0%  

93.8%  

Face Arm Speech Time (FAST);Cincinnati Prehospital    Stroke Scale;

4 

4.2%  

97.9%  

Face Arm Speech Time (FAST);Los Angeles Prehospital            Stroke Scale (LAPSS);

1  

1.0%  

99.0%  

Ninguna;                                                                               

1 

1.0%  

100.0%  

 Sobre el conocimiento de las diferentes prehospitalario para evaluar al paciente con escalas que existen en el ámbito sospecha de ACV, el 39 % de los


participantes conoce la Cincinnati Prehospital Stroke Scale, el 28.1 % conoce 2 escalas: Cincinnati Prehospital Stroke Scale;Face Arm Speech Time (FAST) y el 9.4 % conoce 3 escalas: Cincinnati Prehospital Stroke Scale;Face

Tabla 7. Escalas especificidad/ sensibilidad

Escala

n

%

Total

%

acumulative

Cincinnati Prehospital Stroke Scale;                                      

32 

33.3%  

33.3%  

Cincinnati Prehospital Stroke Scale;Face Arm Speech  Time (FAST);

24 

25.0%  

58.3%  

Cincinnati Prehospital Stroke Scale;Face Arm Speech

Time (FAST);Los Angeles Prehospital Stroke Scale       (LAPSS);

2 

2.1%  

60.4%  

Cincinnati Prehospital Stroke Scale;Face Arm Speech

Time (FAST);Los Angeles Prehospital Stroke Scale                

(LAPSS);Ontario Prehospital Stroke Screening Tool

(OPSST);PreHospital Ambulance Stroke Test (PreHAST);

1 

1.0%  

61.5%  

Cincinnati Prehospital Stroke Scale;Los Angeles          Prehospital Stroke Scale (LAPSS);

2 

2.1%  

63.5%  

Cincinnati Prehospital Stroke Scale;Los Angeles

Prehospital Stroke Scale (LAPSS);Face Arm Speech Time  

(FAST);

1  

1.0%  

64.6%  

Cincinnati Prehospital Stroke Scale;Recognition of Stroke in the Emergency Room (ROSIER);Face Arm Speech Time  (FAST);

1  

1.0%  

65.6%  

Face Arm Speech Time (FAST);                                             

3 

3.1%  

68.8%  

Face Arm Speech Time (FAST);Cincinnati Prehospital    Stroke Scale;

1  

1.0%  

69.8%  

Face Arm Speech Time (FAST);Cincinnati Prehospital

Stroke Scale;Los Angeles Prehospital Stroke Scale       (LAPSS);

1 

1.0%  

70.8%  

Face Arm Speech Time (FAST);Cincinnati Prehospital    Stroke Scale;Melbourne Ambulance Stroke Scale (MASS);

1  

1.0%  

71.9%  

Los Angeles Prehospital Stroke Scale (LAPSS);Cincinnati  Prehospital Stroke Scale;

1 

1.0% 

72.9% 

Los Angeles Prehospital Stroke Scale (LAPSS);Medic

Prehospital Assessment for Code Stroke

(MedPACS);Recognition of Stroke in the Emergency              

Room (ROSIER);Melbourne Ambulance Stroke Scale (MASS);

1 

1.0%  

74.0%  

No sé;                                                                                 

24  

25.0%  

99.0%  

Recognition of Stroke in the Emergency Room (ROSIER); 

1 

1.0%  

100.0%  

Arm Speech Time (FAST);Los Angeles Prehospital Stroke Scale (LAPSS). Solo un 1 % refiere que no conoce ninguna de las escalas que evalúan a un paciente con ACV.  

El 33 % de los participantes refiere que la escala de Cincinnati tiene la mayor sensibilidad y especificidad para el diagnóstico del ACV, el 25 % refiere que las escalas Cincinnati Prehospital Stroke Scale y Face Arm Speech Time (FAST) son las más sensibles y específicas y un 25 % contestó que no sabe cuál de las escalas tiene mayor sensibilidad y especificidad. 

Para el análisis de hipótesis se utilizó el test de ANOVA y T de Student, según corresponde para la cantidad y características de las variables. Para el puntaje de respuestas correctas sobre el puntaje máximo en la escala de Cincinatti según la profesión, los paramédicos tuvieron un 89 % de respuestas correctas, médicos un 83%, enfermeros un 50 %, AEM un 50 % y los APA un 45 %, mostrando una diferencia en el este de ANOVA estadísticamente significativa un p valor de 0.003, teniendo la mayor diferencia entre el grupo de paramédico vs APA con un p valor 0.002. El conocimiento de las dosis de alteplasa según la profesión, mostró que existe una diferencia estadísticamente significativa según la profesión con p valor 0.007, siendo la diferencia entre los grupos médico vs paramédico y  APA vs médico. El resto de preguntas relacionadas según la profesión no mostró una diferencia estadísticamente significativa. 

Realizando las pruebas de hipótesis de las respuestas correctas según si tiene o no los cursos de soporte cardiaco al día, se realizó la prueba T de Student, donde el tiempo máximo para realizar una TAC mostro que el grupo de quienes tiene el curso al día tuvo un 18 % vs 5.5 % de respuestas correctas, mostrando una diferencia estadísticamente significativa con un p valor de 0.048. Para la pregunta sobre la dosis de la Alteplasa, el grupo que tiene los cursos al día tuvo un 20 % vs 5.2 % de respuestas correctas, mostrando una diferencia estadísticamente significativa con un p valor 0.046, para el resto de las preguntas no se encontró diferencias estadísticamente significativas. 

La percepción sobre los principales aspectos que consideran que se deben mejorar en el abordaje de los pacientes con ACV son: capacitación al personal prehospitalario sobre las escalas y tratamiento, mejor comunicación para alertar al hospital para reducir los tiempos de abordaje del paciente, fortalecer la red de servicios para contar con hospitales regionales que tengan la capacidad de dar tratamiento fibrinolítico, teniendo en cuenta que el 100% de los participantes coinciden que se debe mejorar en el abordaje, capacitación, capacidad de diagnóstico y tratamiento con que cuenta el ámbito prehospitalario.

Tabla 8. Resumen de las respuestas correctas de cada item evaluado 

                                                                     Cantidad de                                      p Value *       

% de

                        Pregunta                                respuestas

aprobadas

PUNTAJE CINCINNATI máximo

79

82,3%

 < 0.001       

Conoce herramienta FAST

65

67,7%

 < 0.001       

Tiempo máximo para fibrinolisis

45

46,9%

 < 0.001       

Tiempo máximo para realizar TAC

11

11,5%

 < 0.001       

Tipo más frecuente ACV

84

87,5%

 < 0.001       

Valor mínimo SO2 aplicar O2

30

31,3%

 < 0.001       

Correctas

 

Valor de glucosa mínimo para iniciar Tiramiento fibrinolítico

9

9,4%

 < 0.001       

Valor Max de PA para iniciar tratamiento fibrinolítico

19

19,8%

 < 0.001       

Puntaje Max de NIHSS para iniciar tratamiento fibrinolítico

10

10,4%

 < 0.001       

Dosis de Alteplasa para ACV

11

11,5%

 < 0.001       


*p valor test de Shapiro Wilk. 

Cabe resaltar que aspectos básicos como el valor de saturación que debe tener un paciente como mínimo para que requiera la aplicación de oxígeno suplementario mostró una deficiencia en el nivel de conocimiento, con solo un 31.3 % de participantes que contestó de manera adecuada. Aun cuando la mayoría de los participantes conoce la escala de

Cincinatti, el 82.3 % puede definir cuanto es el puntaje máximo de esta escala. La estrategia FAST (acrónimo de caída facial, debilidad del brazo, dificultad del habla y el tiempo para llamar a los servicios de emergencia)   para     la         identificación temprana de un paciente con ACV solo el 67.7 % respondió que la conocía. 

Discusión

En el estudio realizado por Li T et al, se demostró que la escala más utilizada por los proveedores prehospitalarios es la de Cincinnatti con hasta un 96% (7), y solamente el 11 % de los entrevistados identificó correctamente la ventana de tiempo para administrar el fibrinolítico (5,6,7). Se identificaron factores como capacitación aspectos clave en el personal prehospitalario que maneja este tipo de patologías. 

Blek N et al (9), mediante el estudio realizado por Institutional Review Board of the Polish Society of Disaster Medicine, realizado a 468 paranédicos, el 49 % utiliza la escala FAST, 7.7 % utiliza escala de Cincinatti y FAST, 6.4 % utiliza la escala LAPSS y FAST, 1.3 % utiliza LAPSS.  El 51 % de los participantes conoce los componentes de la escala FAST, el 66 % conoce el intervalo de tiempo para realizar la trombólisis y el 63 % conoce la correcta etiología del ACV. 

Shire, F et al (8), en el estudio donde participaron 274 trabajadores de servicios de emergencias, donde antes de la intervención educativa de simulación clínica el 67.9 % de los participantes identificó los 2 tipos de ACV, el 78.8 % identificó los síntomas cardinales. El 82.1

% conoce sobre el tratamiento trombolítico pero el 0 % conoce el tiempo de ventana para usar este tratamiento. La mayoría de los conceptos evaluados mejoraron luego de la intervención educativa que recibieron. 

Terecoasă EO et al (4), en su estudio realizado en Rumania durante 6 meses, determinaron factores predictivos asociados al retraso al arribo de un paciente con ACV, descrito como un arribo luego de 4.5 horas de iniciado los síntomas. El traslado por medios propios mostró un OR 2.8 (IC 95 % 1.8 – 4.2), diagnóstico previo de fibrilación auricular

OR 1.4 (IC 95 % 1 – 2.1), ACV en territorio posterior con OR 2.6 (IC 95 % 1.8 – 3.8) y la aparición de ataxia con OR 1.5 (IC 95 % 1.01 – 2.5).  En este mismo estudio (4), se identificó las variables que aumentan la probabilidad de tener un arribo al hospital luego de 24 horas de iniciado los síntomas: Escala de NIHSS  ³ 16 con un OR 4.1 (IC 95 % 2.3 – 6.7) vivir solo con un OR 1.6 (IC 95 % 1.1 – 2.3), vivir en un área rural OR 1.5 (IC 95 % 1.1- 2.1) y tener un ACV del territorio posterior OR 2.1 (IC 95 % 1.5 - 2.9).   

Se encontraron aspectos que pueden afectar el tiempo en la escena del personal prehospitalario a la hora de abordar un paciente con ACV  en Dinamarca (10), donde la comunicación entre el centro médico y la ambulancia se consideró como deficiente y que representa una oportunidad de mejora para reducir el tiempo de abordaje, el inicio de tratamiento y mejorar el resultado para el paciente. 

Eleanor L DiBiasio et al (12), en su estudio con 179 proveedores de servicios de emergencias, evaluó el efecto de las sesiones educativas sobre la aplicación de las escalas de valoración del paciente con ACV, donde las respuestas correctas aumentaron luego de la intervención educativa un promedio de 52.4 % (IC 95 % 49 – 56 %), mostrando un aumento estadísticamente significativo, P<0,0001. 

El estudio realizado en Vilnius University

Hospital en Lituania con 161 paramédicos (13), se evaluó la percepción del nivel de conocimiento que tiene sobre el ACV, los paramédicos del distrito calificaron su conocimiento en un 44.8 % como inadecuado y tienen un 73.1 % confianza para atender un paciente con esta patología. Una alta proporción de paramédicos se autopercibieron que su conocimiento es inadecuado y que sienten una necesidad urgente de capacitación adicional en este tema. 

Teniendo como base que el retraso en el inicio del tratamiento es el reconocimiento y clasificación mediante alguna escala para detectar accidente cerebrovascular, existe muchos esfuerzos de capacitación y tecnológicos a nivel prehospitalario para minimizar el tiempo de retraso en el tratamiento, donde escalas de aplicación electrónica como RACE, G-FAST (Gaze-Face-Arm-SpeechTime) y CG-FAST (Conveniently-Grasped Field Stroke Triage) tuvieron el mejor desempeño, con una precisión similar a la NIHSS (Escala Nacional de Accidentes de Accidentes Cerebrovasculares de los Institutos de Salud) evaluada por los médicos. (15). 

Conclusiones

En términos generales los participantes contestaron correctamente el 37 % de las preguntas relacionadas con el ACV. Las preguntas relacionadas con las escalas de valoración del paciente, la clasificación de NIHSS como el tratamiento fibrinolítico corresponden a los tópicos con un porcentaje más bajo de respuestas correctas, mientras que la escala que se conoce más es la escala de Cincinatti con un 89.6 %.  El 73 % de los participantes considera que su conocimiento sobre este tema es de regular para abajo y el 31.5 % no se siente seguro al manejar este tipo de pacientes.  En términos generales consideran fundamental fortalecer la educación médica continua sobre las escalas de valoración y el tratamiento así como la comunicación entre el personal prehospitalario y el hospital de referencia, para así lograr mejorar la atención a los pacientes con ACV


Referencias. 

1.     Thayabaranathan T, Kim J, Cadilhac DA, et al. Global stroke statistics 2022.

International   Journal            of         Stroke.             2022;17(9):946-956. doi:10.1177/17474930221123175

2.     Saini V, Guada L, Yavagal DR. Global epidemiology of stroke and access to acute ischemic stroke interventions. Neurology. 2021;97(20 Supplement 2). doi:10.1212/wnl.0000000000012781 

3.     Potter, T.B., Tannous, J. & Vahidy, F.S. A Contemporary Review of Epidemiology, Risk Factors, Etiology, and Outcomes of Premature Stroke. Curr Atheroscler Rep 24, 939–948 (2022). https://doi.org/10.1007/s11883-022-01067-x

4.     Terecoasă EO, Radu RA, Negrilă A, Enache I, Cășaru B, Tiu C. Pre-hospital delay in acute ischemic stroke care: Current findings and future perspectives in a tertiary stroke center from Romania—a cross-sectional study. Medicina. 2022;58(8):1003. doi:10.3390/medicina58081003 

5.     Kumluang, S., Geue, C., Langhorne, P. et al. Availability of stroke services and hospital facilities at different hospital levels in Thailand: a cross-sectional survey study. BMC Health Serv Res 22, 1558 (2022). https://doi.org/10.1186/s12913022-08922-2

6.     Revathi S, Kavitha M, Shankar V. Factors associated with prehospital delay in patients with acute stroke in South India. Indian Journal of Community Medicine.

2023;48(1):82. doi:10.4103/ijcm.ijcm_213_22 

7.     Li T, Munder SP, Chaudhry A, Madan R, Gribko M, Arora R. Emergency Medical Services Providers' Knowledge, Practices, And Barriers To Stroke Management. Open Access Emerg Med. 2019;11:297-303. Published 2019 Nov 15. doi:10.2147/OAEM.S228240

8.     Shire, F., Kasim, Z., Alrukn, S. et al. Stroke awareness among Dubai emergency medical service staff and impact of an educational intervention. BMC Res Notes 10,

255 (2017). https://doi.org/10.1186/s13104-017-2585-x

9.     Blek N, Szarpak L. Profile of practices and knowledge on stroke among Polish Emergency Medical Service Staff. Disaster and Emergency Medicine Journal.

2021;6(2):55-62. doi:10.5603/demj.a2021.0009 

10.  Drenck N, Viereck S, Bækgaard JS, Christensen KB, Lippert F, Folke F. Prehospital management of acute stroke patients eligible for thrombolysis – an evaluation of ambulance on-scene time. Scandinavian Journal of Trauma, Resuscitation and Emergency Medicine. 2019;27(1). doi:10.1186/s13049-0180580-4 

11.  Abboud ME, Band R, Jia J, et al. Recognition of stroke by EMS is associated with improvement in emergency department quality measures. PrehospEmerg Care. 2016;20(6):729–736.

12.  DiBiasio EL, Jayaraman MV, Oliver L, et al. Emergency medical systems education may improve knowledge of pre-hospital stroke triage protocols. Journal of

NeuroInterventional Surgery. 2018;12(4):370-373. doi:10.1136/neurintsurg2018-014108 

13.  Melaika K, Sveikata L, Vilionskis A, et al. Prehospital stroke care, paramedic training needs, and hospital-directed feedback in Lithuania. Published online 2022.

doi:10.20944/preprints202206.0175.v2. 

14.  Jauch EC, Schwamm LH, Panagos PD, Barbazzeni J, Dickson R, Dunne R, et al. Recommendations for regional stroke destination plans in rural, suburban, and urban communities from the Prehospital Stroke System of Care Consensus Conference: A Consensus Statement from the American Academy of Neurology, American Heart Association/American Stroke Association, American Society of Neuroradiology, National Association of EMS Physicians, National Association of State EMS officials, Society of Neurointerventional Surgery, and society of vascular and Interventional Neurology: Endorsed by the Neurocritical Care Society. Stroke. 2021;52(5). doi:10.1161/strokeaha.120.033228 

15.  Ospel JM, Dmytriw AA, Regenhardt RW, et al Recent developments in pre-hospital and in-hospital triage for endovascular stroke treatment Journal of NeuroInterventional Surgery  Published Online First: 14 October

2022. doi: 10.1136/jnis-2021-018547

16.  Saver              JL         Time    is         brain--quantified. Stroke 2006;37:263– 6.doi:10.1161/01.STR.0000196957.55928.abpmid:http://www.ncb

.nlm.nih.gov/pubmed/16339467

17.  Menon  BK,  Almekhlafi  MA,  Pereira  VM, et al Optimal workflow and processbased performance measures for endovascular therapy in acute ischemic stroke: analysis of the Solitaire FR thrombectomy for acute revascularization study. Stroke 2014;45:2024doi:10.1161/STROKEAHA.114.005050pmid:http://w ww.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24876244

 

 

 


 

REVISTA DE LA FACULTAD DE MEDICINA DE LA UNIVERSIDAD DE IBEROAMÉRICA

ISSN: 1659-3545

 

Hernia Hiatal: una causa común de reflujo gastroesofágico. Hiatal hernia: a common cause of gastroesophageal reflux.

 

Autores: 

Dra. Silvia Zumbado Víquez. Médica General 1, https://orcid.org/0000-0002-7539-7378  

 Dr. Shaquille Anthony Douglas Clayton 1 https://orcid.org/0000-0002-3959-9044     

 

1. Médico investigador independiente, Correo  de autor corresponsal Silviazv@gmail.com

 

Palabras clave: Hernia hiatal, Hernia paraesofágica, Reflujo.

Key Words: Hiatal hernia, Paraoesophageal hernia, Reflux 

 

 

 

Resumen